Las mejores mascarillas para evitar los contagios


Cargando…

El coronavirus y sus nuevas variaciones prosiguen acechándonos. Aunque hay depositada una gran promesa en la vacunación de la población para poder la inmunidad de rebaño, esta solo llegará a medio o largo período. 

Hasta el momento, debemos proseguir cumpliendo completamente todas y cada una de las medidas sanitarias a las que nos encontramos familiarizados. Aun debemos hacerlo de manera más estricta y cuidadosa, debido a la aparición de nuevas variaciones considerablemente más infecciosas como la británica, la brasileña o la sudafricana.

Como ya entendemos, la medida fundamental para no contagiar y no contagiarnos del virus en el momento en que estamos en contacto con otra gente, es la utilización de la mejor mascarilla posible, como las que seleccionamos ahora.

Hay que tener muy en cuenta que las mascarillas más funcionales para defendernos ante las nuevas cepas del coronavirus son las FFP2.

¿Llevar una mascarilla puede prevenir el coronavirus?

Es una pregunta que muchas personas se está haciendo y mucho más desde el momento en que la COVID-19 y sus novedosas cepas hicieron tanto daño a los españoles.

Las máscaras quirúrgicas semeja que no resguardan lo suficiente, ya que muy frecuentemente no tapan la nariz y la boca completamente.

Si hablamos de unas mascarillas mucho más enfocada, como las KN95 (FFP2), la contestación es que sí tienen la posibilidad de proteger contra el coronavirus con eficacia. Y la razón está precisamente en que tiene un filtro FFP2 o FFP3 que es mucho mejor que el de una mascarilla quirúrgica para filtrar las partículas del aire y crea un sello que evita fugas.

Por ello, aquí incluimos todos y cada uno de los modelos de máscaras que las autoridades y sanitarios sugieren para achicar la aptitud de contagiar a los demás y ser contagiado.

Posiblemente si viajas en avión te pidan que uses una mascarilla quirúrgica o KN95, comunmente las farmacias de los aeropuertos las venden pero ten en cuanta esto para llevar una de recambio.

Además, en tanto que nos nos encontramos acostumbrando a esta novedosa normalidad, te recordamos que las máscaras sí son completamente funcionales para eludir contagios si padecemos una gripe o una infección viral. Por lo que si empiezas a notar síntomas como fiebre, tos o estornudos, haz un favor a el resto y quédate en casa.

Siempre ponte una mascarilla FFP2 si vas a ir al trabajo o reunirte con otra gente. Esto reduce significativamente la transmisión de enfermedades respiratorias como la gripe, que mata cada año a mucho más de 15.000 personas en España. Además, trata de reducir el contacto popular y no frecuentes los sitios frecuentados ni los sitios que no estén al aire libre o contengan la ventilación adecuada.

Tipos de máscaras

  • Las máscaras fáciles y sueltas, en ocasiones llamadas máscaras quirúrgicas
  • Las máscaras con protección KN95 (FFP2 o FFP3) mucho más ajustadas que filtran el 95 por ciento de las partículas en el aire
  • Las máscaras con protección KN95 y respirador, estas no son recomendadas pues pueden contagiar a el resto. Son las llamas mascarillas egoístas.
  • Y las máscaras reutilizables o lavables, en las que se tienen la posibilidad de añadir filtros.

O sea lo que es necesario para ti saber

Las máscaras quirúrgicas, por servirnos de un ejemplo, tienen un ajuste flojo, lo que quiere decir que las gotitas de líquido, como las que un individuo expulsa en el momento en que tose, y por las que se estima que se transmite el coronavirus, tienen la posibilidad de filtrarse por los lados de la mascarilla.

Las mascarillas con protección KN95 son mucho más cómodas, pero pueden ser bien difíciles de cambiar correctamente. En verdad, los trabajadores de la salud deben realizar una prueba anual para demostrar que tienen la posibilidad de ajustar apropiadamente el dispositivo y hacer un sello completo contra las fugas en los lados. Las máscaras faciales pueden ser incómodas, por lo que es posible que tenga que ajustarlas con frecuencia.

Puedes quitártela para comer o tomar y volver a ponértela después en el instante. Esto frustra el propósito, según dicen los profesionales médicos, ya que la gente se contamina casi más al tocar la máscara y quitársela de la cara. Por lo que no es conveniente quitarse y ponerse la mascarilla todo el tiempo, si la vas a llevar para trabajar no te la quites salvo que sea completamente preciso.

En lo que se refiere a las máscaras de lona lavables que podemos ver en venta, algunas evidencias a nivel científico sugieren que las máscaras reutilizables no son la mejor opción. Una investigación en The BMJ en 2015 encontró que los trabajadores de la salud que utilizaban máscaras de tela tenían mucho más probabilidades de inficionarse con patologías respiratorias que esos que utilizaban máscaras quirúrgicas desechables, incluso cuando los trabajadores las lavaban al final de todos sus turnos.

A tomar en consideración

Tanto las máscaras quirúrgicas como las FFP2 están pensadas para ser empleados una sola vez y luego se tiran a la basura. Los médicos, enfermeras, personal sanitario en general, utilizan una nueva mascarilla para cada paciente, en parte porque las máscaras pueden contaminarse con gérmenes durante su empleo.

Puedes estar tentado a reutilizarlas, posiblemente extendiendo el virus a otras superficies o artículos. Para impedir esta oportunidad, haz como los trabajadores de la salud que se limpian y desinfectan las manos cada vez que se quitan o ponen una mascarilla.

Por norma general el potencial de contaminación de las máscaras de lona es una preocupación real, especialmente si no se limpian adecuadamente.

Entonces, ¿Quién precisa una mascarilla?

Todo el mundo. Y en especial las personas que empiecen a tener los primeros síntomas que podríamos achacar al COVID-19, esto es fiebre, tos y dificultad para respirar, deberían usar una mascarilla para limitar la propagación de la infección, siempre y cuando estén cerca de otra gente, según recomienda el CDC (Centro de control prevención de enfermedades).

Además, ya que se cree que el nuevo coronavirus se propaga eminentemente entre personas que tienen un contacto próximo, o sea, dentro de un radio de 2 metros, los que cuidan a alguien que se sospecha que tiene el COVID-19 asimismo deberían usar siempre una máscara, según los CDC y la Organización Mundial de la Salud.

Si andas en uno de esos conjuntos, es importante utilizar las mascarillas apropiadamente:

Lávate las manos antes de ponerte la mascarilla, y luego trata de no tocarla. Si lo haces, lávate las manos de nuevo. Desecha la mascarilla tan rápido como esté húmeda. Y para quitártela, manipula el flexible cerca de las orejas (no la parte delantera de la máscara), tírala inmediatamente, así sea en una bolsa de plástico cerrada o en un cubo con tapa, y lávate las manos de nuevo. No reutilices la mascarilla.

Los trabajadores de la salud asimismo tienen que emplear máscaras para protegerse, preferentemente una de protección KN95, en el momento en que atienden a personas que se sospecha que puedan tener COVID-19, según el CDC.

Los mejores pasos para la prevención

Todos deberíamos adoptar medidas suficientes para contribuir a impedir la propagación del coronavirus y otras infecciones:

«La higiene inigualable de las manos es clave», dice el Doctor Isaac Bogoch, epidemiólogo y instructor asociado de patologías infecciosas en el departamento de medicina de la Facultad de Toronto. Eso es para resguardarte de la exposición a las gotas de líquido de la tos o los estornudos que contienen el virus.

Lávate las manos habitualmente, restregándolas bien a lo largo de los 20 ó 30 segundos sugeridos.

Emplea un desinfectante de manos cuando no logres llegar a un lavatorio, por poner un ejemplo después de tocar el pasamanos o la manilla de una puerta, en el transporte público o al usar un teclado compartido en la biblioteca. Asimismo antes y tras comer.

Abstenerse de tocar la cara también es esencial, pues es así como los gérmenes se transfieren de las manos a la boca o la nariz y entran en el cuerpo. «Es fácil de decir pero bien difícil de realizar», admite el doctor Bogoch, pues es un acto reflejo que hacemos cada día unas 2.500 ocasiones. Pero éste es un buen momento para intentar convertirlo en un hábito.

Y como es natural, cubrir cualquier tos o estornudo con un pañuelo desechable, y si no puedes, estornuda o tose en el pliegue del codo. «En realidad, la principal forma de protegerse de este virus es sencillamente entrenar el mismo tipo de prácticas higiénicas que se hacen a lo largo de la temporada de gripe», señala el Dr. Amesh Adalja, médico experto en patologías infecciosas y catedrático del Centro de Seguridad Sanitaria de la Universidad Johns Hopkins.

Y si quieres saber más sobre cómo cuidar la higiene, en el presente artículo viene un paseo especial por la higiene nuestra de cada día.

Última actualización el 2020-12-15 at 00:52 / Links de afiliados / Imágenes de la Interfaz de programación de aplicaciones para Afiliados

Calificar este producto

Dejar tu Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *